05 junio 2010

Todos quieren ser gatos jazz

No se sabe exactamente cuál fue la primera cultura en domesticarlos, aunque siempre se ha asociado su domesticación a los egipcios, los asirios o alguna cultura predecesora a partir del gato salvaje africano. Se han descubierto restos de domesticación de F. silvestris en Chipre que datan de hace 9.500 años. Se cree que los egipcios empezaron a domesticarlos en torno al año 4000 a. de C. para mantener a las ratas y ratones fuera de sus graneros. 
Para los egipcios eran animales sagrados y, como tales, el castigo por matar a uno de estos era la muerte. La diosa Bastet era representada con cabeza de gato. Cuando uno moría, a veces se le momificaba.
Sin embargo, durante la Edad Media, se pensaba que eran familiares de las brujas. A veces se los quemaba vivos o se los tiraba desde la cumbre de edificios altos durante las festividades. 
En el mundo occidental es común la creencia de asociar al gato negro con la mala suerte (aunque hay excepciones, por ejemplo, en el Reino Unido). Para las personas supersticiosas, que se cruce un gato negro de forma súbita, es augurio de infortunios. De hecho, se dio el caso de culpar a los gatos de transmitir la peste bubónica, con lo que fueron exterminados en masa en pueblos y ciudades (contribuyendo a que se multiplicara la población de ratas, auténticos propagadores de la plaga).
Pero en los tiempos actuales la Iglesia Católica ha declarado también como santos patrones de los gatos a San Antonio Abad, San Francisco de Asís y San Martín de Porres incluyendo a este felino con los demás animales domésticos, similar a los antiguos egipcios sin importar la raza y el color.
Es uno de los doce animales del ciclo de 12 años del zodíaco vietnamita, relacionado con el calendario chino (en este último, el signo zodiacal es el conejo o también gato).
En el Tíbet se los considera desde tiempos inmemoriales guardianes de reliquias y templos posiblemente por la robustez ostensible e inteligencia atribuidas a la variante siamesa que allí en la cima del mundo, se desarrolla. Animal sagrado, venerado y a veces mimado excesivamente, en el seno del budismo tibetano se le considera acompañante en el tránsito obituario, y, en los sueños lúcidos, el subconsciente del que sueña (o viaja) es representado por un gato gigante, obeso, mudo y bonachón.

Los Aristogatos - Todos quieren ser gatos jazz

9 Comentarios:

  1. silvo
  2. Debieron ser muy difíciles de domesticar, son muy especiales, el "gato Stevesn" destaca entre ellos jaja, saludos

  3. mara
  4. Soy una gran amante de los gatos .Vivo con dos y uno de ellos tiene ya 14 años.Son animales especiales,dotados de una sensibilidad muy especial,de ahi que se les asociase con las brujas pues dicen que son capaces de sentir cosas que a nosotros nos pasan desapercibidos.Además su caracter independiente les hace también ser diferentes,no olvidemos que son felinos.Y su gran pereza es maravillosa,hay un ritual de movimientos en torno a su despertar ....
    realmente maravillosos.
    En otra vida me pido ser gato

  5. Efter
  6. Yo he aprendido a llevarme bien con los gatos, porque antes era más de perros y, por desconocimiento, asociaba el gato como anima del compañía extremadamente egoista.

  7. lisebe
  8. Tengo cuatro angoras Juan!! si de gatos/as se trata entiendo algo... Son tan especiales que sienten hasta cuando estas con fiebre o algún mal.
    Y hasta hay momentos en los que se sobresaltan cuando por intuición y perspicacia saben que hay algo que desconocen o que a mí me puede hacer daño!! Cuando los miras a los ojos fijamente parecen que exploran tu alma.

    Estoy expectante con el programa que harás.......hummm me muero de impaciencia y de rabia si es que me pilla el lunes con puente aéreo.

    Me encanta el video de los aristogatos!!!

    kissessssssssssssssssssssssss mi voz añorada de los lunes

  9. Anderea
  10. ¡Lo que hemos disfrutado mi hijo, sus amigos y yo con esta canción de Los Aristogatos!

    ¡Gracias, Orda!

  11. Manuel
  12. Mi gato "garfio" fue una parte importante durante mis años de infancia. Era muy independiente, pero siempre agradecido con nosotros (lo encontramos medio muerto en la calle).
    Se murió de viejo. Creo que mi falta de miedo a que se crucen los gatos negros es debido justamente a garfio
    Saludos.

  13. Aniky
  14. Yo tambien quiero ser un gatito Jazz.... Esto es un clasicazo del 20, jijiji!!!
    Ademas has tocado un tema que me fascina: los felinos. Yo tengo 4 y cada uno es especial. Me encanta esa independencia que tienen, pero a la vez son sorprendentes en cuanto a educación. Su inteligencia felina no es igual que la de un can pero con mucha paciencia se consigue mucho. Besos

  15. saroide
  16. ¡Vivan los gatos, son especiales todos y cada uno de ellos!! Aquí tengo a la mía, acalorada, más graciosa...

    Por cierto, vi los gatos momificados en el British Museum.

    ¡Besitos!

  17. laura
  18. yo tuve una gata que era más mala que la peste , jajajaja...
    Buen vídeo !!!